El Programa Mundial de Alimentos de la ONU fue honrado recientemente con el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos para combatir el hambre en el mundo, mejorar las condiciones de vida de las personas que viven en zonas afectadas por los conflictos y por impulsar sus esfuerzos para no convertir el hambre en un arma de guerra.

Para la Escuela de Nutrición y en especial para el Observatorio del Derecho a la Alimentación (ODA) Udelar, este reconocimiento implica hoy más que nunca una oportunidad de poner en la agenda pública la imperiosa necesidad de erradicar este flagelo. 

Más de 820 millones de personas pasan hambre en el mundo y 2000 millones sufren su amenaza , a lo que se suma que alrededor del 17.2% de la población mundial experimenta niveles moderados de inseguridad alimentaria, es decir que no tienen acceso regular a alimentos nutritivos y suficientes.

Frente a esta realidad,  el ODA revindica una vez más la necesidad de disminuir las desigualdades existentes a través de políticas  intersectoriales que permitan mejorar el panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional,  la malnutrición y garantizar el Derecho Alimentación Adecuada para todos y todas.

Autora: Mag. Lic. Nut. Alejandra Girona

Foto de: WFP/David Fernandez

Related posts